La biodegradabilidad es un concepto del que, desde hace unos años, escuchamos hablar con mucha frecuencia. Tomar conciencia sobre la necesidad de preservar el medio ambiente ha hecho que, cada vez más, tanto personas como empresas se planteen la necesidad de emplear productos biodegradables y respetuosos con el medio ambiente.

Pero, ¿Sabemos realmente cuánto tardan en degradarse los productos de uso cotidiano? Aquí os presentamos algunos ejemplos.

  • Chicles: su tiempo de degradación puede durar hasta 5 años. Además, muchos pájaros se sienten atraídos por su olor y los ingieren o se les quedan pegados en el pico.
  • Bolsas de plástico: aunque se están empezando a sustituir por bolsas reutilizables o fabricadas con materiales degradables, las bolsas del súper son un gran problema, puesto que tardan unos 150 años en descomponerse.
  • Pilas: son otro de los productos de uso común que, además de ser muy contaminantes, prácticamente no se degradan.
  • Colillas: una simple colilla de un cigarrillo puede tardar hasta 2 años en degradarse.
  • Aerosoles: hace unos años comenzaron a sustituirse los gases de efecto invernadero que contenían (CFC) por otros inofensivos. Sin embargo, los envases metálicos tardan hasta 30 años en desaparecer.

Básicamente, existen dos tipos de degradación: aerobia, que se produce en contacto con el oxígeno, y anaerobia, que se produce en ausencia de oxígeno.

Las sustancias que se pueden descomponer de manera natural en contacto con el aire o el agua son menos nocivas para el medio ambiente que las que no se descomponen, como el vidrio. De ahí la importancia de reciclar y reutilizar todos los materiales no biodegradables que sean posible.

 

El aumento de la conciencia medio ambiental ha influido en la aparición de nuevos modelos de negocio que ayudan a la conservación del medio ambiente al elaborar sus productos con materiales biodegradables, desde ropa o calzado hasta productos de limpieza.

 

En este sentido, industria verde centra sus esfuerzos en ofrecer productos industriales respetuosos con el entorno, que contribuyen a la sostenibilidad del planeta. Estos productos se caracterizan por tener un reducido impacto ambiental durante su ciclo de vida considerando su proceso de fabricación, su uso y la finalización de su vida útil.

 

Nuestra línea de productos sostenibles incluye una amplia gama de adhesivos industriales, celulosa, limpiadores, lubricantes e, incluso, ropa y calzado de protección.

 

Por ejemplo, los limpiadores, anticalcáreos y desengrasantes que puede encontrar en nuestra web no emplean fosfatos, amoniaco ni blanqueantes agresivos. Están elaborados sin derivados del petróleo, son seguros en su uso, no inflamables y biodegradables.

 

Todos ellos son productos de alta eficacia, lo que demuestra que una alternativa respetuosa con el medio ambiente, no está reñida con la calidad.

 

Artículos Relacionados:

Ventajas de los productos sin etiquetas de peligrosidad

– Beneficios de los productos ecológicos en la industria

USO DE COOKIES: Utilizamos “cookies” propias y de terceros, para analizar el tráfico web y de personalización; de preferencias y de publicidad comportamental de terceros. Puede ampliar información, o saber cómo cambiar la configuración, en “POLÍTICA DE COOKIES.